Caminaban por unas escaleras junto a la acera cuando el vehículo sin control se les ha echado encima. Al parecer, una mujer también ha recibido un golpe, pero no ha sufrido heridas de gravedad

Ermua ha sido esta mañana escenario de un incidente que podía haber acabado en tragedia. Un vehículo, debido a un problema con el freno de mano -no ha trascendido si al conductor se le olvidó ponerlo o si hubo algún fallo mecánico-, ha avanzado sin control y se ha precipitado por unas escaleras, en las que se encontraba una niña de tres años con su padre. Ambos han sufrido heridas leves -la pequeña presentaba hematomas y su progenitor tenía contusiones- y han sido trasladados al hospital de Mendaro para ser sometidos a un reconocimiento, según fuentes cercanas al caso. Al parecer, una mujer también ha recibido un golpe, pero no ha sufrido heridas de gravedad y no ha sido trasladada a ningún centro hospitalario. Los Bomberos también han acudido, pero se han retirado sin haber tenido que realizar ninguna intervención. Los viandantes miraban el vehículo encajado en las escaleras y no podían evitar dar un respingo al pensar que se podía haber producido una tragedia.