Los responsables municipales solicitan que se favorezcan estas lecturas tras haber modificado la tasa para «pagar en función del uso» en 2014

El Ayuntamiento de Ermua solicita la colaboración ciudadana para el cobro del nuevo impuesto del agua en la villa. Se necesita la colaboración ciudadana para la lectura de los contadores del agua de las viviendas ermuarras. De este modo se evitará el cobro estimado si no se pueden leer los contadores y se conseguirá un cobro real del agua consumida con la aplicación del nuevo impuesto ermuarra.

Es más, la empresa adjudicataria del servicio, Aquarbe, ha dejado una hoja en cada portal de viviendas de Ermua para que las personas que prevean que pueden no estar en casa, por encontrarse de viaje u cualquier otro motivo, cuando su personal pase a realizar las lecturas, puedan aportar el dato exacto.

Esta cifra se tomará como base para la emisión de los correspondientes recibos, y tendrá su incidencia en el montante total.

Por ese motivo, el concejal de Urbanismo y Servicios del Ayuntamiento de Ermua, Félix Prol, pide la colaboración ciudadana, «ya que no todos los edificios de viviendas tienen cuarto de contadores, sino que hay muchas casas que lo tienen en el interior», aclara el edil.

El personal de la empresa Aquarbe irá acreditado «y es conveniente permitirle el acceso al contador porque de no hacerse la lectura se aplicará una estimación de consumo y como los datos disponibles son los mínimos que aplicábamos hasta ahora, consecuentemente traerán una factura más cara», explica Prol.

Los datos se podrán regularizar en un año, una vez que se cuente con las lecturas reales de los contadores .

Estas indicaciones de los responsables municipales se realizan para poder gestionar la facturación del primer bimestre del año. Esta gestión se realizará en breve, para girar posteriormente los correspondientes recibos.

Esta modificación en el impuesto del agua supone, según los responsables municipales que «a partir de ahora quien más agua use, más pagará en ese concepto, por lo que el criterio persigue un uso más racional y la sostenibilidad del recurso», añaden.

Se pretende premiar el uso sostenible de este importante elemento. Por ello, el importe de la factura dependerá más del consumo que se realice en cada vivienda, sin ser tan importante el denominado ‘mínimo’ (cuota fija por el derecho al servicio).

De hecho, antes se pagaba en todos los hogares por 26 metros cúbicos por vivienda al bimestre, aunque se consumiera por debajo de esa cantidad. A partir de ahora se cuenta con 3 metros cúbicos por mes y persona residente en la vivienda. A partir de ahora son 8 euros, de «mínimo» multiplicado por 0,66 euros el metro cúbico, hasta alcanzar los aproximadamente 3 metros cúbicos por persona al mes. Una vez por encima de esas cantidades límite de agua, se cobrará 1,05 euros el metro cúbico y así irá aumentando el precio del metro cúbico cuanto más agua se consuma.

Nuevo concepto

Estos baremos se han establecido teniendo en cuenta que en Ermua cada persona consume de media alrededor de 99 litros al día y estableciendo algo por encima de esa media el consumo mensual (7 metros cúbicos).

Pese a un menor consumo puede que las facturas se encarezcan por la inclusión del nuevo concepto de la depuración del río.