Las ráfagas de fuerte viento han levantado y dañado hoy un tercio de la cubierta del polideportivo Betiondo de Ermua. El viento ha levantado la cubierta del cubo de cristal, cuyos restos han ido a parar por la ladera e inmediaciones de la instalación. El ayuntamiento ha establecido una brigada de urgencia para tratar de retirar en lo posible los restos de la instalación dañada para evitar perjuicios derivados del suceso tanto a las personas como al medio ambiente. Y es que la fibra de vidrio utilizada como aislante es un alérgeno y perdura durante largo tiempo sin deteriorarse. Betiondo en el alto del barrio Ongarai es una zona muy expuesta al viento y a su acción.

El incidente ha propiciado que se suspenda toda la actividad deportiva prevista en las instalaciones. A partir del lunes se coordinaran las medidas a adoptar para asegurar la estructura.