Cientos de ermuarras se han echado a la calle, convocados por la asamblea de vecinos, para protestar por la nueva tasa del agua. Esta entró en vigor en 2014, y fue aprobada en pleno en noviembre de 2013.

Tras cientos de reclamaciones en la oficina del agua, recogida de firmas a través de internet y en la calle, la protesta ha desembocado en una manifestación que ha contado con una importante participación. Según estimaciones de la organización, entre 2000 y 3000 vecinos han acudido a la convocatoria.