La decisión se tomó en el multitudinario Pleno celebrado ayer donde el equipo de gobierno y oposición mostraron posturas enfrentadas pese a tener el mismo objetivo.

El Ayuntamiento de Ermua solicitará su entrada en el Consorcio de Aguas de Gipuzkoa. Aprueba adoptar los precios del agua que establezca este Consorcio y que este organismo lleve la gestión del agua, para lo que la administración local cancelará su contrato con Aquarbe, la empresa que actualmente lleva a cabo esa gestión.
Así lo aprobó el Pleno de la corporación municipal de Ermua en el último pleno, ya que pese a que el equipo de Gobierno ( PSOE/PSE-EE) no se puso de acuerdo con la oposición ( Bildu, PNV y Ezker Anitza) en la aprobación de las mociones que habían presentado cada uno por su lado, primó el objetivo de trasladar la gestión del agua y el establecimiento de su precio al Consorcio de Gipuzkoa.
Por ello, ambos grupos votaron a favor de su propia moción y en contra de la contraria, pero a favor de los puntos centrales que apostaban por la inclusión de Ermua en el organismo.
El equipo de gobierno insistió en pedir disculpas a la numerosa población que llenó el salón de Plenos y parte del exterior de la sala, afirmando hasta la saciedad que “ nos hemos equivocado, reconocemos el error y vamos a corregir esa equivocación”. Por ello, el alcalde, Carlos Totorika, insistió en que con esta aprobación “se conseguirá la bajada del precio del agua, la integración en el Consorcio de Aguas de Gipuzkoa y la cancelación del contrato con Aquarbe”.
Los grupos de la oposición apostaron, en la sesión plenaria de ayer, por defender la postura de la población que acudió el pasado mes de abril a la manifestación, a cuyas peticiones, al final, también ha accedido el equipo de gobierno municipal, ya que amplió su moción en varios puntos para que fuera más exacta, tras las acusaciones de “poca concrección en la propuesta”, por parte del colectivo ciudadano (“ El agua no es un negocio. Ura ez da negozioa”) y la oposición.