La Diputación Foral de Bizkaia aprobó el miércoles la adjudicación definitiva de las obras de la variante de Ermua por un importe total, impuestos incluidos, de 67.844.023 euros.

La obra estará dividida en dos tramos, cada uno con su correspondiente contrato: el túnel de Uretamendi, adjudicado a la UTE formada por las empresas Bycam, Mariezcurrena, Asfaltos Olarra y Nortunel, con un precio, impuestos incluidos, de 37.779.200 euros y un plazo de 24 meses.
El segundo es el tramo Beko Erreka, adjudicado a la UTE formada por las empresas Sobrino, Cycasa, Viconsa y Geotunel, por 30.064.822 euros, impuestos incluidos, y un plazo de ejecución de 32 meses.
La variante de Ermua comienza en la carretera N-634 procedente de Areitio, con la ejecución de una nueva glorieta.
Cruzará hacia el sureste el monte Ureta a través de un túnel y discurrirá a cielo abierto por la vaguada del arroyo Beko, ya en municipio de Zaldibar, en paralelo a la autopista AP-8 hasta conectar con la rotonda de San Lorenzo, que forma parte de la variante de Eibar.
Tendrá un total de 4 kilómetros y 75 metros de recorrido, incluyendo el nuevo enlace con la Autopista AP-8, con la sustitución de las actuales cabinas de peaje.
Para salvar el monte Ureta, será necesaria la construcción de un túnel con dos tubos, uno para cada sentido, con una longitud de 589 metros cada uno.
De las once estructuras principales proyectadas, las más importantes son tres viaductos para el enlace con la AP-8, que suman 336 metros; un paso inferior del ferrocarril en la rotonda de Uretamendi Sur, con una longitud de 86 metros; y los viaductos de Eitzaga, Oterre y Canal, que suman 343 metros