En la sesión plenaria celebrada el miércoles , también se han desestimado las enmiendas de la oposición debido a que ninguna ha sido aceptada por el equipo de gobierno municipal.

El presupuesto aprobado asciende a más de 20 millones de euros. Esto supone un incremento de 1,3 millones más que el anterior ejercicio.
El alcalde, Carlos Totorika, destacaba que este presupuesto pone énfasis en las partidas destinadas a las prioridades que estableció la ciudadanía de Ermua en las sesiones de los presupuestos participativos. Estas fueron: el empleo, las ayudas sociales y la transparencia.
La oposición se mostraba en contra de esta afirmación, ya que todos los partidos que no participan en el equipo de gobierno mostraron su contrariedad afirmando en cada una de sus intervenciones que en estos presupuestos no se había tenido en cuenta las necesidades que expresó la población en aquellas reuniones.
Cada uno de los grupos de la oposición presentó sus enmiendas solicitando la retirada o disminución de algunas partidas para destinar a otros fines que no se encontraban en el presupuesto.
Todos coincidían en la necesidad de aumentar el presupuesto destinado a las ayudas sociales y en destinar a otros fines la partida que recoge el presupuesto para que el IMD cree unas pistas de pádel.
Bildu además presentó enmiendas solicitando incrementar 350.000 euros en las partidas de empleo, la contratación de personal para la transparencia municipal en lugar de destinar partidas a ofrecer las comisiones informativas en “mainstreaming”. Asimismo solicitaba la creación de un gazteleku en Torreta o la instalación de una carpa para para actividades socioculturales en la plaza.
Eaj-Pnv pedía escaleras mecánicas de San Pelayo a Ongarai, destinar mayor cantidad que la prevista para la realización de obras de adecuación y mejora en los colegios públicos y modificar el actual Garbigune, añadiendo un espacio para reciclar aceite de motor, entre otras propuestas.
Ezker Anitza proponía reducir la partida de publicidad y la creación de puestos de trabajo para esta labor, incluir más personal técnico en el área de drogodependencias, la ampliación del horario de biblioteca y un parque acuático similar al de Markina y coincidía con el PNV en una mayor partida en el mantenimiento de colegios, entre otras propuestas.
El responsable de los Servicios Sociales, Fernando Lecumberri, y el alcalde, se encargaron de responder y desmentir, en algunos casos, las críticas de la oposición.
Totorika concluyó el Pleno advirtiendo que la situación financiera del Ayuntamiento permitía realizar los proyectos previstos y que “ no estamos saliendo de la crisis, pero las instituciones vascas estamos comenzando a recuperar”. Además incidió en que “se ha atendido y respondido a la participación ciudadana en los presupuestos” y acusó a los grupos de la oposición de obviar la política de empleo municipal a la que se destinan este año 3 millones de euros.