Este mismo mes darán comienzo las obras de la construcción de la variante de Ermua.

La previsión es que las obras de la primera fase concluyan en 2017. Tendrán un presupuesto de 89,35 millones de euros.
Esta primera fase ocupa dos tramos. Por un lado se construye un nuevo vial paralelo a la autopista desde la rotonda de San Lorenzo ( Ermua-Eibar) hasta el el nuevo peaje de la autopista que se construirá en terrenos de Eizaga ( en 26 meses).
Posteriormente se incluye un túnel (con dos tubos, uno en cada sentido, con una longitud de 589 metros cada uno) que pasa bajo el monte Ureta y llega a la carretera de Areitio, donde se baja hasta Zearreko buelta y desde allí se llega a un un viaducto que pasa sobre la carretera de Mallabia y a través de una rotonda baja a otra rotonda que se creará en TVA. Este último vial requerirá 32 meses.
En total esta fase del proyecto obliga a mover un millón de metros cúbicos de tierra, la ejecución de un túnel y 11 estructuras principales, entre ellas seis viaductos y un paso inferior para el ferrocarril.
El segundo tramo, que no ha salido a licitación en la actualidad, se acometerá seguidamente. Contará con una dotación económicamente inferior. Serán alrededor de los 40 millones de euros. Esta fase pasa por debajo de Mallamendi ( antiguo campo de la APFE de Betiondo) y sale a una rotonda junto al cementerio.