El Ayuntamiento de Ermua no cree conveniente construir un paso subterráneo en el semáforo de la Avenida de Bizkaia, como solicitó la población en las sesiones de presupuestos participativos.

Hay tres razones primordiales por las que se cree que este proyecto no es oportuno. Por un lado, se alude a la perspectiva de género, porque entienden que este punto de vista desaconseja que se acometa la construcción de un nuevo paso subterráneo en Ermua, por tratarse de una infraestructura que las propias mujeres han identificado como uno de los puntos más peligrosos e inseguros del municipio.

Por otra parte, los técnicos municipales entiende que la construcción de la variante de la N-634 va a generar la coyuntura de mejora en la zona central de Ermua. Se cree que esta nueva infraestructura posibilitará una profunda transformación de la Avenida de Gipuzkoa y la Avenida de Bizkaia hasta su encuentro con la calle VI Centenario en el cruce con Kaltxango, debido a la reducción de flujos de tráfico en estos dos viales. Esta circunstancia será aprovechada para la reurbanización de la carretera y las Avenidas de Bizkaia y Gipuzkoa, con el objetivo de convertir ambas calles en una arteria urbana mucho más amable con el peatón. Por ello apuntan a que entonces no será necesario este paso subterráneo.

Por último, la intención de la administración local de reordenar el nudo viario de Kaltxango, a través de una rotonda, también justifica que no se vea adecuado incluir este paso subterráneo de esta zona aledaña.

No obstante, según se refleja en un informe técnico municipal, anteriormente ya se estudió la posibilidad de incluir el paso subterráneo y el proyecto fue desechado por la Diputación foral.

A finales de 1996 y durante finales de 1997 se debatió una propuesta ciudadana que solicitaba que se realizara un paso subterráneo para acceder a la Avenida de Bizkaia desde Konbentukua.

Esta iniciativa fue objeto de estudioe incluso el Área Técnica municipal elaboró un proyecto técnico en febrero de 1998. La solución pasaba por la construcción de un cajón aprovechando el desnivel que existen frente a Konbentukua, mediante el empuje de una serie de cajones de hormigón prefabricado. También se proponía el acceso mediante escaleras y ascensor en frente del número 7 de la Avenida de Bizkaia, con sus correspondientes marquesinas de protección y materiales de acabado.

Rechazada por la Diputación

Para materializar esta construcción se debía desviar por la acera de la Avenida de Bizkaia durante un mes como mínimo . Esto motivó que la solución fuera rechazada por la Diputación.

Además durante los estudios previos también surgieron otras limitaciones, como la existencia de una canalización de gas y un colector de saneamiento de la red primaria, cuyo trazado no se podía modificar por falta de espacio, lo que complicaba la altura del paso subterráneo, que quedaba reducido a 2,31 metros de altura libre en el punto más desfavorable, lo que dificultaba la accesibilidad del paso.

Es por ello, que el proyecto fue desestimado, ya entonces, por la corporación municipal, a la vista de las dificultades legales, técnicas y su coste económico excesivamente elevado.