El candidato del PSE-EE, Carlos Totorika, ha sido investido a las 10.30 horas alcalde de Ermua con el voto a favor de los concejales del PSE-EE y el voto en blanco de PP y EAJ-PNV. El Resto de formaciones han votado a su propio candidato. El encargado de darle la makila ha sido el concejal más joven de la corporación, Julen Dominguez (IRABAZI)

El acto se ha desarrollado en el salón de plenos a las 10 de la mañana y ha durado media hora. La mesa la ha presidido Carlos Totorika (PSE-EE) junto a Julen Dominguez (IRABAZI).  A esta sesión plenaria han acudido un buen número de ermuarras que han llenado el aforo del salón. Durante el transcurso del pleno extraordinario se ha realizado el juramento de los concejales. Para este juramento se han utilizado diferentes formulas. Así EH Bildu y PNV lo han hecho por “imperativo legal” y en euskera. IRABAZI y AHAL DA han utilizado el “Sí, prometo” a lo que Julen Dominguez ha añadido “Por imperativo legal, y sin renunciar a mis valores republicanos […].

Tras ser reelegido y realizar toma de juramento el alcalde de Ermua ha leido un discurso de investidura. En estas lineas se puede leer integramente:

“Buenos días y bienvenidos a todas y todos los presentes que hoy nos acompañáis en esta sesión, vecinos de Ermua,  amigos,  familiares de los concejales.

Y por supuesto bienvenidos, gracias y enhorabuena a todos los concejales, en mi nombre y en el de los vecinos de Ermua, por vuestra generosidad y responsabilidad al haber asumido el compromiso personal de dedicar ilusiones, tiempo y sacrificio para trabajar en las necesidades y problemáticas sociales, económicas o laborales de los ciudadanos de Ermua.

Todos nosotros y la sociedad vivimos momentos intensos, momentos de profundos cambios económicos sociales y políticos.

Económicos por el impacto que la crisis económica y la globalización están teniendo en nuestras vidas; sociales por el importante incremento de la pobreza y por la angustia y desesperación de muchas familias ante el desempleo los desahucios, etc. Necesitamos esperanza, tenemos el derecho a soñar que salimos de la crisis pero haciéndolo todos juntos sin dejar a nadie atrás ni en el desempleo ni con salarios de miseria.

Cambios también en lo político y en lo institucional como la presencia de más grupos políticos lo que aumenta la pluralidad y la representatividad y legitimidad de las instituciones, pero a la vez dificulta la articulación de gobiernos estables.

Estos cambios políticos e institucionales requieren desde mi punto de vista, actitudes positivas ante estos nuevos tiempos, por muchas razones:

1º, porque existen y han venido para quedarse

2º porque nos afecta a todos los partidos aunque sea de diferente manera, y Euskadi y Ermua no somos una isla.

3º porque al incrementarse la pluralidad y disminuir las mayorías absolutas nos va a requerir a todos GOBIERNO y OPOSICIÓN  que hagamos un mayor esfuerzo por el diálogo, la colaboración y el acuerdo.

Desde este mismo momento quiero mostrar mi sincera disposición a ello y decir en público como ya he trasladado individualmente a los grupos mi disposición a diferentes fórmulas de colaboración.

Creo sinceramente que en Ermua, en Euskadi y en España los ciudadanos han hablado y nos invitan a la colaboración, nos invitan a que trabajemos en la solución de las necesidades más apremiantes para la mayoría que son el desempleo, la atención a las familias en crisis y la profundización y la legitimación de las instituciones y de la democracia fomentando la transparencia y la participación ciudadana.

Algunos tenemos esta visión y queremos seguir fijando el empleo como la máxima prioridad municipal, impulsando políticas de empleo para las personas (en colaboración y cooperación con otros agentes sociales e institucionales).

Para ello seguiremos desarrollando planes de empleo locales, impulso de políticas de empleo juvenil, espacios y recursos para emprendedores, atención a las necesidades industriales para que nuestras empresas se queden en Ermua y para atraer nuevas empresas.

Para poder distribuir la riqueza, tenemos que contribuir a generarla. Seguiremos destinando un 20% de nuestro presupuesto al empleo.

Seguiremos implicándonos firmemente en el impulso de políticas sociales con el reto de que nadie se quede abandonado a su suerte. Atenderemos las necesidades de las personas que peor lo están pasando con programas como el de “10 medidas para familias en riesgo de quiebra económica” con apoyo psicológico, económico, legal y viviendas municipales para que nadie se quede en la calle.

Mantendremos y continuaremos con las políticas sociales que permitan atender a las personas y evitar el riesgo de exclusión social aportando dinero y recursos municipales.

El buen gobierno de las ciudades hace imprescindible que la democracia participativa complemente a la democracia representativa. Por lo tanto se convierte, no sólo en el ejercicio de un derecho fundamental, sino también en un elemento clave para conectar la acción de gobierno con las necesidades y las prioridades de la ciudadanía. Por ello en esta materia, continuaremos y profundizaremos en la política de información, transparencia y gobierno abierto.

Queremos seguir profundizando en la democracia a través de la participación de los ciudadanos. No es una novedad porque en Ermua siempre hemos estado muy orgullosos de los numerosos colectivos, más de 40 que participan desde hace años en las políticas culturales, deportivas, de igualdad, medioambientales, de cooperación internacional etc. a través de numerosos consejos y órganos municipales. En la anterior legislatura experimentamos también con la formulación de  los presupuestos participativos.

Pero es evidente que la participación democrática será siempre una tarea inacabada porque con los nuevos tiempos, con los nuevos escenarios económicos y sociales surgen nuevas necesidades, nuevas tecnologías, en definitiva nuevas oportunidades para cambiar “la forma y el cómo” construir la democracia, es decir la articulación de una vida social que desde el respeto a la pluralidad resuelva los problemas sociales, los problemas de cada coyuntura histórica. Y cree ilusión y esperanza en la construcción de un Ermua con más empleo, más solidario y donde se pueda vivir mejor.

Un Ermua donde las oportunidades reales para los jóvenes no sean el desempleo o la emigración. Donde los mayores, en una sociedad cada vez mayor, sean atendidos con nuevas fórmulas de asistencia de más calidad y sostenibles desde el punto de vista económico. Donde el respeto al medioambiente lo construyamos día a día haciendo una ciudad más humana, para las personas, para los peatones, con transporte público con carriles bici.

Un Ermua, con apartamentos de alquiler a precios sociales; para jóvenes, divorciados, familias monoparentales o apartamentos tutelados para personas mayores que conformen la prioridad de la próxima legislatura en cuanto a fórmulas residenciales. Un Ermua que mejore la oferta de aparcamientos, la creación de parques públicos o la creación de más caminos medioambientales.

Un Ermua posible, un Ermua, como el anteriormente descrito, posible si se realiza desde la colaboración y la responsabilidad de todos.”