Se van a cumplir 10 años de la muerte de una de las figuras de las fiestas patronales de Ermua . Un día de julio, en plenas fiestas y en su faena cotidiana; Karmani nos dejó. Se fue él pero siempre quedará su figura atada y bien fuerte a las fiestas de Santiago y al pueblo de Ermua. Siempre en el recuerdo de los ermuarras, Jesus María Zanguitu “Karmani”

En esta crónica recuperamos un articulo del blog de EITB dedicado a nuestro ilustre txupinero.

Garazi Ramos.- 25 de julio de 2006, un hombre de 68 años acude puntualmente a su cita de txupinero. Lleva más de media vida haciéndolo. Esa mañana, como las otras 30 y tantas mañanas de los últimos 25 de julio, se despertó feliz. El nerviosismo en el cuerpo, la emoción en las entrañas. Se sentía bien… siempre se sentía bien los 25 de julio. Era muy consciente de que un año más, las fiestas de Ermua arrancarían con él.

Todo el mundo le conocía como ‘Karmani’, aunque su verdadero nombre era Jesús Mari Zanguitu. Debía su apodo a su afición por el ciclista mallorquín del mismo nombre. Casado y padre de cinco hijos. Amante de los festejos taurinos y el deporte rural…

A pesar de haber nacido en Eibar, era un ermuarra reconocido. Llegó a la localidad con 5 años y dio todo por ella, colaborando como solo él sabía hacer en nuestras fiestas. Tanto que sólo él sabía cómo ser el maestro de ceremonias de los Santiagos de la localidad.

Ese mediodía del 25 de hace 7 años, se dispone a lanzar el chupinazo de salida de las fiestas. Los cohetes de despedida, por el contrario, aunque los tiene preparados, están guardados en la recámara. No es el momento de pensar en despedidas…

Sobre las 12:00 hace acto de presencia en la calle Marques de Valdespina de la localidad. Una sonrisa en la cara, una felicidad compartida…

El experto manipulador de cohetes se limita a hacer lo que más le gusta. Envolverse en el aplauso del público y disfrutar de esos segundos de popularidad.

De repente, un silencio invade la plaza…

Uno de los cohetes pirotécnicos derriba a ‘Karmani‘. El alma en vilo, el corazón en un puño… El sabor más agridulce que jamás ha existido… Los ermuarras no dan crédito a lo ocurrido… están desorientados.

El hombre que se levantaba feliz, dispuesto a comenzar las fiestas un año más, el hombre que más disfrutaba de los Santiagos, nos decía adiós entre los sollozos de cientos de ermuarras.

Esa mañana de julio de 2006, nadie imaginaba que Karmani nos fuera a decir adiós… nadie sospechaba que se despediría de nosotros haciendo lo que más le gustaba en el mundo…ni una sola persona pensaba que los cohetes de despedida se quedarían para siempre con él, guardados en la recámara…