El Ayuntamiento de Ermua trata de cerrar el proceso completo de aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana, PGOU, concluyendo con los litigios que se plantearon en el sector de Betiondo.

Frente a una sentencia que apuntaba que el sector no era viable, el Ayuntamiento ha ejecutado diversas modificaciones “que evitan que se nos imponga una edificabilidad monstruosa en Betiondo”.

Cabe destacar que esta unidad de ejecución se propuso en su día en el Plan General para impulsar en esta zona periférica del municipio un lugar de baja densidad. Es decir, con viviendas unifamiliares o de características similares.

Debido a la presión de parte de los propietarios de estos terrenos, los litigios presentados y su resultado, el Ayuntamiento de Ermua ha decidido modificar los criterios del cómputo de edificabilidad de la zona pasando de la posibilidad de construir 85 viviendas a 148. Una vez cerrado el desacuerdo creado entre la administración local y parte de los propietarios de terrenos de esta zona alta de la localidad se podrá continuar dando licencias de construcción en este lugar. Hay que tener en cuenta que el alcalde, Carlos Totorika, anunció a los corporativos en la Comisión Informativa sobre este tema que “pese a los momentos de crisis que atravesamos hay solicitud de licencias para construir en esta zona”.

Esta decisión, que deberá aprobar la corporación municipal se llevará a debate y resolución a una próxima Comisión Informativa, tras la cuál se tratará de aprobar en sesión plenaria. Con esta aprobación se cerrarían todos los aspectos del PGOU del municipio, que en su momento fue aprobado definitivamente. Como consecuencia de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, el Ayuntamiento se vio obligado a retirar del PGOU el sector de urbanización de Betiondo y su Plan Parcial, que ahora se podrá sumar a todos los objetivos urbanísticos de Ermua.

La urbanización de esta zona ha te tenido además otros contratiempos desde que se planteó en el PGOU.

Hay que tener en cuenta que hace ya varios años el Ayuntamiento de Ermua tuvo que indemnizar a todos los propietarios de parcelas de la zona con 1,4 millones de euros, a repartir, ya que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco decidió que la administración local había repercutido a los vecinos unos gastos de urbanización que no les correspondían. La urbanización completa de la zona costó un total de 7 millones de euros.

En concreto, la reclamación de los vecinos se refería a que habían recaído sobre ellos algunas cargas urbanísticas que entendían que debían ser municipales, como determinó el TSJPV posteriormente. Estas cargas se referían al vial de Monte Hermoso (desde San Pelayo a Betiondo) y el depósito de agua de Betiondo, puesto que una parte de los vecinos insistieron en que estos equipamientos no eran atribuibles a sus gastos propios, sino a los de todos los ermuarras, porque son de uso público.