Pese a las buenas sensaciones y el buen ritmo mostrado durante toda la carrera, Aitor Hernández (Specialized-Ermua Impulso) solo ha podido ser quinto en el XXIV Ciclocrós de Karrantza, tercera prueba de la Copa de España y de categoría C2 UCI, a causa de un problema mecánico justo en el inicio de la misma.

El corredor ermuarra, que llegó a caer por debajo del top-20 tras esa avería, fue remontando posiciones durante toda la carrera, concluyendo finalmente en quinta posición. La victoria fue para Javier Ruiz de Larrinaga.

«He vuelto a toparme con la mala suerte, pero ya sabemos que el ciclocrós es así. Lo que ha pasado es que al final de la primera vuelta se me ha salido la cadena del piñón grande, se me ha ido hacia arriba, y no había forma de desengancharla. He perdido mucho tiempo, he llegado a ir 22.º, pero como siempre, no me he rendido y he llegado hasta donde he podido. El circuito estaba precioso: era un gran barrizal pesado y ya tenía ganas de correr en recorridos como este. Quiero agradecer a la organización el buen trato que siempre me dan aquí», decía Hernández tras la carrera.