El pasado 3 de diciembre se celebró el día del euskera en Ermua. Entre todos los actos programados para la fiesta, el que más volvió a contar con una enorme participación fue el de los farolillos de luz. Más de doscientos farolillos flotaron en la noche del sábado sobre la plaza de San Pelayo para realizar un compromiso con el euskera en todo Ermua. Incluso el número de faroles se quedó corto para cubrir la demanda de todas las personas que acudieron desde la plaza Cardenal Orbe, en pasacalles, hasta la plaza de San Pelayo para mostrar su cariño al idioma en el Día Internacional del Euskera.  Un apoyo que se pudo ver durante la jornada en el centro de la localidad, entre música, juegos y diversas actividades y mensajes, que mostraban así el compromiso de los ermuarras con el euskera con la esperanza de que se produzca los 365 días del año.